Las DIEZ habilidades del instructor son capacidades didácticas que se desarrollan a través de una práctica deliberada, sistemática, gradual. Háce énfasis vital en la actividad del estudiante, por lo que la interacción grupal como fundamento del constructivismo cognitivo es la plataforma sobre la que se construye el conocimiento.